INICIO   ·       
DIÓCESIS   ·       
SR. OBISPO   ·       
CATEDRAL   ·       
DELEGACIONES   ·       
GUÍA DIOCESANA   ·       
HOJA DIOCESANA   ·       
GALERÍA   ·       
ENLACES   ·       
CONTACTAR   ·       

 
   
   

ACTUALIDAD

Santo Padre
Plan Diocesano de Pastoral
Iglesia en Aragon
Caritas Diocesana de Tarazona
Año de la Misericordia


 

- Síguenos en las redes sociales -

Facebook Twitter Flickr Ivoox Youtube Issuu

 
Lectio Diaria. Viernes, 16 de diciembre de 2016

ACTUALIDAD

 

Lectio Divina. Adviento. Viernes. (16-diciembre-2016)


Juan 5, 33-36 Juan era la lámpara que ardía y brillaba. Lo primero es arder y después alumbrar. “El que no arde no puede incendiar” (s. Agustín). Nuestras vidas sin amor son vidas frustradas, malogradas. Con amor se llenan plenamente de sentido.


1.- Ambientación.

Señor, envíame la fuerza de tu Espíritu para que sepa preparar mi corazón para recibirte en Navidad, Enséñame a ser una lámpara como Juan el Bautista, para poder iluminar a los demás hombres que marchan con miedo en las tinieblas del mundo. Los hombres buscan la Verdadera Luz, que eres Tú mismo, y Tú me llamas a ser una lámpara que lleva un poco de tu Luz a los que viven en tinieblas.


2.- Lectura reposada del evangelio. Juan 5, 33-36

En aquel tiempo, Jesús dijo a los judíos: "Ustedes enviaron mensajeros a Juan el Bautista y él dio testimonio de la verdad. No es que yo quiera apoyarme en el testimonio de un hombre. Si digo esto, es para que ustedes se salven. Juan era la lámpara que ardía y brillaba, y ustedes quisieron alegrarse un instante con su luz. Pero yo tengo un testimonio mejor que el de Juan: las obras que el Padre me ha concedido realizar y que son las que yo hago, dan testimonio de mí y me acreditan como enviado del Padre".



3.-Qué dice el evangelio.

Meditación-reflexión

En el Evangelio de hoy, Cristo va a confirmar explícitamente que estaba con Juan, aunque tuviera dudas y vacilaciones. Era una lámpara “que ardía y lucía”. Lo primero es arder y después alumbrar. Y la lámpara arde cuando tiene aceite. Las vírgenes necias llevaban las lámparas, pero sin aceite y no pudieron acompañar al esposo, Sólo las prudentes que llevaban las lámparas con aceite, pudieron entrar en la fiesta de bodas. Una lámpara sin aceite es una lámpara vacía, que indica frustración. Nuestras vidas sin amor son vidas frustradas, malogradas. Con amor se llenan de sentido. Que nadie espere alumbrar si no arde por dentro. Los apóstoles, antes de salir a evangelizar, recibieron el fuego del Espíritu. Con ese fuego, con ese fervor, con ese entusiasmo, fueron capaces de llevar el evangelio al mundo conocido.


Palabra autorizada del Papa

"Aunque sea una lucecita en medio de tantos fuegos artificiales"

De este modo, queridos hermanos y hermanas, toda vuestra existencia debe ser, como la de san Juan Bautista, un gran reclamo vivo, que lleve a Jesucristo, el Hijo de Dios encarnado. Jesús afirmó que Juan era "una lámpara que arde y alumbra" (Jn 5, 35). También vosotros debéis ser lámparas como él. Haced que brille vuestra luz en nuestra sociedad, en la política, en el mundo de la economía, en el mundo de la cultura y de la investigación. Aunque sea una lucecita en medio de tantos fuegos artificiales, recibe su fuerza y su esplendor de la gran Estrella de la mañana, Cristo resucitado, cuya luz brilla -quiere brillar a través de nosotros- y no tendrá nunca ocaso. (Benedicto XVI, Sábado 8 de septiembre de 2007)



4.- Qué me dice ahora a mí este texto que acabo de meditar. Necesito silencio y que el Espíritu Santo haga que cambie mi vida.


5.-Propósito

Seré luz para todas las personas que hoy me encuentre en el camino. Y les daré un amor totalmente gratuito.



6.- Dios me ha hablado hoy a mí a través de su palabra. Y ahora yo le respondo con mi oración.

Señor, mañana empezaremos la novena previa de tu nacimiento, y, como sabes, lo que quiero es recibirte en mi corazón. Te pido que me des un poco de tu fuego para alumbrar mi lámpara, y sobre todo valentía, para no negarte ni una sola gota de aceite; valentía, para no esconder mi lámpara de los demás hombres. Aparta de mí las tinieblas del pecado y del miedo, y ayúdame a mantener mi lámpara siempre encendida para alumbrar la vida de mis hermanos, los hombres.

 
ACTUALIDAD descargar archivo en PDF
 
 
AGENDA
 
BUSCADOR


 

Lectio Divina para cada día
Comentario Dominical
Los Salmos, por Raúl Romero
Encuentros con Jesús y al vivo
Misión de Cochabamba, Bolivia
Seminario Diocesano

 

   
         
   
| AVISO LEGAL |           Plaza de Palacio, 1- 50500 Tarazona (Zaragoza) España - Teléfono: 976640800 - obispado@diocesistarazona.org          diseño y alojamiento GIGA DIGITAL