INICIO   ·       
DIÓCESIS   ·       
SR. OBISPO   ·       
CATEDRAL   ·       
DELEGACIONES   ·       
GUÍA DIOCESANA   ·       
HOJA DIOCESANA   ·       
GALERÍA   ·       
ENLACES   ·       
CONTACTAR   ·       

 
   
   

ACTUALIDAD

Santo Padre
Plan Diocesano de Pastoral
Iglesia en Aragon
Caritas Diocesana de Tarazona
Año de la Misericordia


 

- Síguenos en las redes sociales -

Facebook Twitter Flickr Ivoox Youtube Issuu

 
Día de la Misión Diocesana de Cochabamba 2017.
Mosaico de vida en Cochabamba
Francisco Sánchez Sánchez

ACTUALIDAD

 
1.- Día de primavera caluroso. 23 de noviembre de 2014...

-Padre, quiero que venga a casa a casa de Carmen para dar la bendición a su hijito que va a morir.

-¿Qué le pasa?

-Lo han enviado del hospital a casa a morir. Ya hemos estado mirando el cajón.

Con rostro de preocupación y angustia voy a casa de Carmen. Voy con Miguel en su coche destartalado. Por el camino voy pensando en la situación precaria en que viven muchos niños. Llegamos a la casa. La mamá nos espera y al llegar me abraza llorando. Es joven. Se le ve desaliñada. La casa es un revuelto en que nadie se aclara. En el mismo espacio hay cocina, comedor, dormitorio… Está muy desordenada y sucia.

-Dime, Carmen.

-Nació hace 15 días y ha estado ingresado en el hospital hasta hoy. Los médicos me han dicho que lo lleve a casa porque no tiene remedio. A lo sumo puede vivir 48 horas. Quiero que antes de morir le dé la bendición.

-¿Está bautizado?

-No.

-¿Quieres que lo bauticemos?

-Sí, cuanto antes.

-¿Dónde está el niño?

-Ahí sobre la cama.

Me acerco y lo veo totalmente tapado con una manta y chiquitín, con los ojitos cerrados y respirando fatigosamente.

-Carmen, voy a llamar a las vecinas de nuestra parroquia para que nos acompañen en este momento importante para tu hijito y para ti.

Llamo a Lucía, Manuel, Mario, Daniela y Vicenta. Hablamos y Vicenta será madrina.

-¿Cómo se va llamar?

-Quiero que se llame Jesús.

-Jesús, yo te bautizo…

Todos los presentes depositamos un beso sobre el niño.

-Carmen, avísame cuando muera.

Hoy Jesús sigue con vida y ha superado todos sus problemas de salud. Tiene 2 años. Milagro de la vida.

2.- Martes, 2 de julio de 2013... Es invierno ya hace frío por la mañana.

Mientras desayunamos suena el timbre de casa. Salgo a la puerta. Un rostro muy conocido para mí: Marcela.

-¿Qué pasa Marcela?

-Mi papá está mal (se echa a llorar). Me dice que se quiere bautizar.

-¡Qué bien! ¿Dónde está?

-En el hospital en Tiquipaya.

Alberto tiene 81 años. Nunca me había encontrado que alguien me pida el bautismo con esa edad.

-Tranquila, Marcela. Pasa, tómate un té con nosotros y nos vamos para allá.

Por el camino vamos hablando de su papá. Es viudo desde hace 12 años. Es muy buena persona y muy trabajador. Tiene 8 hijos, 3 varones y 5 mujeres. Por descuido, ha llegado a este momento sin bautizar pero es muy religioso.

Llegamos al hospital. Unas instalaciones sencillas y pobres, pero limpias. En la habitación en que se sitúa Alberto hay ocho camas, todas ocupadas.

-Buenos días Alberto, ¿cómo estás? (le cojo la mano)

-Mal, padre, ya se acerca mi hora.

-¡Qué bien que en este momento quieras ser bautizado! Vas a llegar de fiesta a las manos del Papá Dios.

-Me hace mucha ilusión. Tengo ganas de reunirme con mi esposa.

Hay 4 de sus hijos alrededor de la cama que sollozan.

-Alberto, yo te bautizo…

Le doy un beso y me sonríe. Ya está en las manos del Padre.


3.- Hernán llega a nuestra casa a las 3 de la tarde, 7 de febrero de 2014...


-Padre, Alba se encuentra mal. Ha tenido un derrame cerebral y está en coma.

Alba es una mujer joven de 31 años, de cabello negro, largo y muy bella. Está casada y tiene una hijita. Voy con Hernán a la clínica de Copacabana donde se encuentra ingresada. Al llegar me recibe Carlos, su esposo, entre sollozos.

-Padre, estoy roto. Esto sí que no me lo podía imaginar. Esta mañana estaba Alba en el trabajo y ha tenido un derrame cerebral y la han traído directamente a la clínica. Le han intervenido de urgencia y me dice el médico que hay pocas esperanzas.

-Carlos, ponte en las manos de Dios, que mientras hay vida hay esperanza.

-¡Qué va a ser de mí! Yo no puedo vivir sin Alba. ¿Y mi hijita?

-¿Dónde está Alba?

-En la UVI.

-¿Podemos verla?

-Ya hablo con el médico.

Entramos en la UVI vestidos de verde. La escena es dura. Está totalmente desfigurada, inconsciente, con el cabello cortado, con respiración asistida. Carlos se acerca a su oído y pronuncia palabras suaves y llenas de ternura. Luego soy yo el que me dirijo a ella también desde la cercanía y poniéndola en la manos de Dios. Escuchamos despacio Mc 2,1ss: Levántate y anda… Luego le administramos el sacramento de la Unción. Hoy Alba está casi del todo recuperada, disfrutando de su esposo e hijita.


4.- Llevo varios días preocupado por Lisbeth, 10 de marzo de 2015...


Le visito casi a diario. Es una gran mujer. Su esposo murió de accidente hace dos años. Tiene 37 años. Con ella viven sus tres hijitas de 3, 5 y 8 años. Cuando le visito siempre me dice los mismo: lo único que me preocupa son mis tres hijitas, qué será de ellas. Tiene cáncer de pulmón. Su situación es irreversible. Cuando vuelven sus hijas del colegio se les ve jugando con ella sobre la cama. Se transforma cuando ve a sus hijas.

El 10 de marzo me llaga la noticia: Lisbeth ha muerto esta noche.

Estas palabras le dediqué en su funeral: “Lisbeth, tengo que decirte algo: tus tres hijas... ¡Cómo les quieres! ¡Cómo te quieren! Te has marchado envuelta en cariños, con muchos besos. Este ha sido tu último vestido. Has dejado un hueco difícil de llenar y que tenemos que compensar con un cariño efectivo de unos a otros. Seguro que tú también, desde tu nueva morada, nos vas a ayudar”.

Hoy sus tres hijas están siendo atendidas por una Comunidad de Religiosas y por su familia.
 
 
 
AGENDA
 
BUSCADOR


 

Lectio Divina para cada día
Comentario Dominical
Los Salmos, por Raúl Romero
Encuentros con Jesús y al vivo
Misión de Cochabamba, Bolivia
Seminario Diocesano

 

   
         
   
| AVISO LEGAL |           Plaza de Palacio, 1- 50500 Tarazona (Zaragoza) España - Teléfono: 976640800 - obispado@diocesistarazona.org          diseño y alojamiento GIGA DIGITAL