INICIO   ·       
DIÓCESIS   ·       
SR. OBISPO   ·       
CATEDRAL   ·       
DELEGACIONES   ·       
GUÍA DIOCESANA   ·       
HOJA DIOCESANA   ·       
GALERÍA   ·       
ENLACES   ·       
CONTACTAR   ·       

 
   
   

ACTUALIDAD

Santo Padre
Plan Diocesano de Pastoral
Iglesia en Aragon
Caritas Diocesana de Tarazona
Año de la Misericordia


 

- Síguenos en las redes sociales -

Facebook Twitter Flickr Ivoox Youtube Issuu

 
Las Comunidades Cristianas se nutren de la Palabra de Dios. Domingo III del Tiempo Ordinario

ACTUALIDAD

 
EVANGELIO (Mt 4, 12-23)

Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftali. Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: «País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles. El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló.

Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: «Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.» Pasando junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, Simón, al que llaman Pedro, y Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: «Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.» Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron. Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo.




DOMINGO III DEL TIEMPO ORDINARIO.


1.– REINO DE LOS CIELOS. Es un modo de hablar de los judíos y significa Reino de Dios, o mejor, reinado de Dios. Jesús nos viene a decir que Dios no está de acuerdo con la manera de reinar los hombres y presenta un programa con otra alternativa. Y a este nuevo programa traído por Jesús, la primera comunidad cristiana le dio el nombre de Evangelio, es decir, Buena Noticia. En Jesús podemos encontrar algo nuevo y bueno. Es la experiencia de los primeros discípulos con Jesús. Jesús nos habla de un Padre maravilloso que nos ama y se preocupa de nosotros. Ya no estamos solos y perdidos en la vida. En Jesús aprendemos a ser hermanos y en esta fraternidad vivida y disfrutada está la alegría y la fiesta de la vida. El poder del mal es fuerte, pero hay Alguien más fuerte y lo ha derrotado. Al final triunfará el bien. A mí me hace bien poder hacer mi recorrido por este mundo sintiéndome acogido, perdonado y salvado por el Dios revelado en Jesús. Y, sobre todo, me llena de gozo el pensar que esta nueva manera de vivir sólo es un ensayo de la fiesta que no acabará nunca.



2.- CONVERTÍOS. La paloma, que había sido testigo de la muerte y de la destrucción en el diluvio, apareció después como anunciadora de nueva vida. Frente a lo muerto, lo petrificado o lo insensible, el Espíritu despierta siempre el amor a la vida. Por eso, vivir «espiritualmente» es «vivir contra la muerte», afirmar la vida a pesar de la debilidad, el miedo, la enfermedad o la culpa. Quien vive abierto al Espíritu de Dios vibra con todo lo que hace crecer la vida y se rebela contra lo que hace daño y la mata.  El Espíritu Santo es considerado por los evangelistas como «Espíritu de vida». Por eso, dejamos bautizar por Jesús significa acoger su Espíritu como fuente de vida nueva. Su Espíritu puede potenciar en nosotros una relación más vital con él y con los demás. Nos puede llevar a un nuevo nivel de existencia cristiana. El Espíritu nos lleva a vivir una vida en plenitud. No podemos pasar por este mundo con una  vida a medio hacer o a medio llenar. Una vida así es vida frustrante, decepcionante, vacía.



3.- OS HARÉ PESCADORES DE HOMBRES. No significa solamente dejar de hacer el mal sino VOLVED A DIOS.  Esta consigna del evangelio, más que un simple consejo, debe convertirse, en nuestros días, en un grito angustioso  para esta nuestra  Europa que, en la práctica,  ha optado por ausentarse de Dios.  El hombre, como el árbol, necesita de la profundidad de las raíces y de la inmensidad de los cielos para mantenerse en pie. Hoy se cumplen las palabras de A.  Machado: ”Bueno es saber que los vasos nos sirven para beber. Lo peor es que no sabemos para qué sirve la sed”. Esa sed de trascendencia, de plenitud, de felicidad que todos sentimos en lo más íntimo de nuestro ser, nuestra sociedad actual la ha ahogado, hasta el punto de no saber ya para qué sirve.


PREGUNTAS


1.- ¿He descubierto el Reino de Dios como algo nuevo y bueno para mi vida?  ¿En qué lo noto?

2.- ¿Siento  que necesito a  Dios : como el aire para respirar, el agua para beber, el sueño para dormir?


3.- ¿Descubro que Jesús me hace más  auténtico, más acogedor, más solidario, más persona?


SERENO DE MIS NOCHES Y DÍAS

Sé que te encanta

contemplar de noche las estrellas;

sé que e gusta escuchar este silencio

cuando todos están durmiendo;

sé que cuidas de todos nuestros asuntos

aunque no te los encomendemos;

sé que nos das el sueño

y el descanso que necesitamos;

sé que te pasas las noches en vela

disfrutando de nuestra confianza;

sé que para ti es una gozada

atender, cuidar, y amar a  tus hijos e hijas.

Por eso te nombro lo que ya eres:

Sereno de mis noches y días.

Tú, Dios, Abbá, Padre-Madre,

Eres el Sereno  de mis noches y días.

 
ACTUALIDAD descargar archivo en PDF
 
 
AGENDA
 
BUSCADOR


 

Lectio Divina para cada día
Comentario Dominical
Los Salmos, por Raúl Romero
Encuentros con Jesús y al vivo
Misión de Cochabamba, Bolivia
Seminario Diocesano

 

   
         
   
| AVISO LEGAL |           Plaza de Palacio, 1- 50500 Tarazona (Zaragoza) España - Teléfono: 976640800 - obispado@diocesistarazona.org          diseño y alojamiento GIGA DIGITAL