INICIO   ·       
DIÓCESIS   ·       
SR. OBISPO   ·       
CATEDRAL   ·       
DELEGACIONES   ·       
GUÍA DIOCESANA   ·       
HOJA DIOCESANA   ·       
GALERÍA   ·       
ENLACES   ·       
CONTACTAR   ·       

 
   
   

ACTUALIDAD

Santo Padre
Plan Diocesano de Pastoral
Iglesia en Aragon
Caritas Diocesana de Tarazona
Año de la Misericordia


 

- Síguenos en las redes sociales -

Facebook Twitter Flickr Ivoox Youtube Issuu

 
05-03-2017
Las Comunidades Cristianas se nutren de la Palabra de Dios.
Primer Domingo de Cuaresma

ACTUALIDAD

 
Lectura del santo evangelio: Mateo 4,1-11:

En aquel tiempo, Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu para ser tentado por el diablo. Y después de ayunar cuarenta días con sus cuarenta noches, al fin sintió hambre. El tentador se le acercó y le dijo:

«Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes».

Pero él le contestó:

«Está escrito: “No solo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”». Entonces el diablo lo llevó a la ciudad santa, lo puso en el alero del templo y le dijo:

«Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: “Ha dado órdenes a sus ángeles acerca de ti y te sostendrán en sus manos, para que tu pie no tropiece con las piedras”».

Jesús le dijo:

«También está escrito: “No tentarás al Señor, tu Dios”».

De nuevo el diablo lo llevó a un monte altísimo y le mostró los reinos del mundo y su gloria, y le dijo:

«Todo esto te daré, si te postras y me adoras».

Entonces le dijo Jesús:

«Vete, Satanás, porque está escrito: “Al Señor, tu Dios, adorarás y a él solo darás culto”».

Entonces lo dejó el diablo, y he aquí que se acercaron los ángeles y lo servían.




I DOMINGO DE CUARESMA.


Primera tentación: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.

¿Por qué vas a pasar hambre si eres el Hijo de Dios? No tienes que trabajar...ni siquiera tienes que molestarte de ir a la panadería a comprarlo. Puedes convertir todas estas piedras en panes.¡Aprovéchate de que eres el hijo de Dios! Y Jesús pensó: ¿Cómo se ganan el pan los pobres, mis hermanos más queridos? “Con el sudor de su rostro”. Yo quiero ser como mis hermanos. No quiero ventajas, ni enchufes, ni recomendaciones, ni privilegios. Quiero ganarme el pan trabajando como ellos. Durante su vida privada, trabajando en un taller. Jesús puede enseñar las manos encallecidas de un obrero. Y usó las herramientas de entonces, las que usaba todo el mundo en su oficio. “En todo semejante a sus hermanos, excepto en el pecado”.  (Hebreos, 4,15).  Es verdad que Jesús multiplicó los panes en el desierto, pero no para Él sino para la gente hambrienta que podría desfallecer en el camino.


Segunda tentación. “Si eres Hijo de Dios, tírate abajo...y los ángeles te sostendrán en sus manos”


 “El diablo llevó a Jesús a la ciudad santa,  y lo puso en el alero del Templo”  y le invitó a tirarse sin miedo porque los ángeles le recogerían. Y  Jesús piensa:  Si un hermano o una hermana mía se tira del pináculo se rompe la cabeza. Yo no quiero usar de privilegios sino que quiero, como uno más, seguir las mismas leyes de  la gravedad...Y porque no quiero romperme la cabeza, por eso no me tiro. La tentación apunta a un mesianismo fácil, triunfalista. Si te tiras abajo y los ángeles te recogen...serás el más famoso de Israel. Tu fama correrá hasta Roma. Serás grande. Y Jesús piensa en la cantidad de gente sencilla y humilde que ha pasado por la vida haciendo el bien y que se ha muerto sin salir en la prensa, sin tener fama. Y ha trabajado y luchado... Yo quiero ser como ellos. No quiero vivir de milagros.  Así, viviendo como los demás, seré más hermano.


Tercera tentación. “Todo te daré si te postras y me adoras”...


Es una tentación grosera, burda. No pudo realizarse así. El Demonio es más listo... "Todo esto te daré”...¿De dónde se saca el demonio que el mundo es suyo? ¿Dónde tiene el título de propiedad? El mundo es de Dios porque El lo ha creado...Y más "Si me adoras"…¿Qué pretensiones son esas de querer poner a Dios a sus pies?...La tentación se la presentó de esta otra manera. Tú tienes un Reino, el reino del bien.. Yo tengo otro, el del mal. Yo para el mal uso unas técnicas especiales. Tengo una  estrategia. que nunca falla: Azuzo las pasiones...la vanidad, el deseo de poder... la mentira...la violencia...el sexo fácil. Yo no digo que vas a usar estas armas porque son pecado. Pero para ese Reino del bien, usa por favor otros medios...cambia de táctica,  No hables tanto de darse, de entregarse, de sacrificio, de servicio desinteresado... Y, sobre todo, ni se te ocurra nombrar la Cruz  porque te vas a quedar solo. Puedes llevar a cabo tu obra pero sin complicarte tanto la vida. Puedes salvarnos lo mismo muriendo en tu cama...sin sufrir tanto...Y Jesús rechaza esta tentación. El debe seguir el camino que su propio Padre le ha marcado.


Preguntas.


1.- ¿Me siento feliz de poder ganarme el pan trabajando como uno más de mis hermanos? ¿Busco el dinero fácil?


2.-  ¿Me gusta vivir de privilegios? ¿ Me desconcierto cuando Dios no me concede el milagro que le he pedido?


3.- ¿Me guío por la ley del mínimo esfuerzo? ¿Sé aceptar la vida como es: con sus limitaciones, enfermedades y  la muerte inexorable?




Pastor que con tus silbos amorosos

me despertaste del profundo sueño,

tú que hiciste cayado de este leño

en que tiendes los brazos poderosos.

Vuelve los ojos a mi fe piadosos,

pues te confieso por mi amor y dueño,

y la palabra de seguir empeño

tus dulces silbos y tus pies hermosos.


Oye, Pastor, que por amores mueres,

no te espante el rigor de mis pecados,

pues tan amigo de rendidos eres,


Espera, pues, y escucha mis cuidados.

Pero ¿cómo te digo que me esperes

si estás, para esperar, los pies clavados?


Lope de Vega

 
ACTUALIDAD descargar archivo en PDF
 
 
AGENDA
 
BUSCADOR


 

Lectio Divina para cada día
Comentario Dominical
Los Salmos, por Raúl Romero
Encuentros con Jesús y al vivo
Misión de Cochabamba, Bolivia
Seminario Diocesano

 

   
         
   
| AVISO LEGAL |           Plaza de Palacio, 1- 50500 Tarazona (Zaragoza) España - Teléfono: 976640800 - obispado@diocesistarazona.org          diseño y alojamiento GIGA DIGITAL