INICIO   ·       
DIÓCESIS   ·       
SR. OBISPO   ·       
CATEDRAL   ·       
DELEGACIONES   ·       
GUÍA DIOCESANA   ·       
HOJA DIOCESANA   ·       
GALERÍA   ·       
ENLACES   ·       
CONTACTAR   ·       

 
   
   

ACTUALIDAD

Santo Padre
Plan Diocesano de Pastoral
Iglesia en Aragon
Caritas Diocesana de Tarazona
Año de la Misericordia


 

- Síguenos en las redes sociales -

Facebook Twitter Flickr Ivoox Youtube Issuu

 
12-03-2017
Las Comunidades Cristianas se nutren de la Palabra de Dios.
Segundo Domingo de Cuaresma. Ciclo A

ACTUALIDAD

 
EVANGELIO (Mt 17, 1-9)

En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él.

Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús: «Señor, ¡qué bien se está aquí! Sí quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.»

Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: «Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.» Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto.

Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo: «Levantaos, no temáis.» Al alzar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, solo.


Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: «No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos».


II DOMINGO DE CUARESMA.


1) LOS LLEVÓ A UN MONTE ALTO.

Hay un juego de palabras entre lo "alto" y lo "bajo". Lo alto es el cielo, la esfera de Dios. Lo bajo es la tierra, nuestra propia esfera. ¿Qué hay en lo bajo? Imaginaos una ciudad, a unas horas precisas, calles llenas de tráfico, de gases, de polución. El ambiente se hace irrespirable. Si tenemos la suerte de poder elevarnos a un monte alto, tendremos una sensación de frescura, de bienestar, de respirar aire sano de montaña. Traslademos esto a nuestra vida de fe. Abajo están las pasiones de siempre, los egoísmos de siempre, las miserias  de siempre. Es lo irrespirable. Arriba está Dios con su verdad, su amor, su transparencia, su felicidad. Es lo que hace exclamar a Pedro ¡Qué bien se está aquí!


2) Y ALLÍ SE TRANSFIGURÓ

El encuentro con Dios nos cambia, nos transfigura. Nosotros no podemos cambiar por nuestras solas fuerzas. Necesitamos de Dios. Necesitamos ver las cosas de otra manera. Eso le pasó a S. Pedro. Decía: "Hagamos tres tiendas...Una para Moisés, otra para Elías y otra para Ti”. Equipara a Elías y Moisés con Jesús.  Y también nos pasa a nosotros. Jesús  sí, pero en tanto no se interfiera con mis negocios, mis asuntos, mis cosas personales...Al final S. Pedro se convierte y "sólo ve a Jesús". Es El el importante, el protagonista, el Señor. Desde El vamos a vivir ya todo lo demás. Necesitamos que El nos convierta. ¡Qué hermosas son las historias de conversión. Hubo un sabio famoso en el mundo que se llamó Pascal. Científico, literato, filósofo. Un día se convirtió al Señor. Y puso por escrito lo que allí había sentido. Era su famoso memorial que lo llevaba siempre consigo. Dice así: "Año de gracia de 1658. Lunes, 23 de Noviembre, festividad de San Clemente Papa. Fuego. Dios de Abrahán, de Isaac y de Jacob. No el Dios de los filósofos y de los sabios. Certeza. Olvido de todo. Jesucristo. Jesucristo. Gozo, alegría. Lágrimas de alegría.


Todo encuentro con Jesús nos debe llenar de gozo. Es necesarios tener experiencias de Dios. La gente no nos va a preguntar lo que sabemos de Dios. Pero sí  nos va a preguntar "a qué sabe Dios".  Qué pasa, qué  se experimenta cuando Dios irrumpe en nuestra vida. Cómo se ven las cosas y las personas. Cómo se enfrenta uno a la vida desde la fe.


3) Y DESCENDIERON DEL MONTE

Se sube al monte no parar quedarse allí sino para bajar. Abajo está la vida, los problemas, las dificultades, la lucha. Vamos a la vida pero con nueva fuerza, con nueva luz, salimos equipados para que nada ni nadie nos pueda hundir. A veces se oye decir. ¿Qué te dan en Misa? Por supuesto que no te dan euros. Pero sí algo más importante. Me dan a Dios. Y con Dios una vida en plenitud. El sentido de la transfiguración en los evangelios es adelantar la Pascua. Ver ya el final. Y el final no es el Calvario, el monte de la crucifixión, sino la Gloria de la Resurrección.


Preguntas.


1.- ¿Me encuentro a gusto en la bajura, la mediocridad, la tibieza, las pocas ganas de trabajar por Jesús?


2.- ¿Deseo subir con Jesús a la Montaña para  escuchar a Jesús y mirar ya sólo a Él  ¿En qué debo cambiar?


3.– Mi misión dentro de la Iglesia, ¿Me cansa? ¿Me aburre? ¿O me fascina y me apasiona?




GLOSA A LO DIVINO

(San Juan de la Cruz)


Sin arrimo y con arrimo

sin luz y a oscuras viviendo,

todo me voy consumiendo.

Ni alma está desasida,

de toda cosa criada,

y sobre sí levantada,

y en una sabrosa vida,

sólo en su Dios arrimada.

Por eso ya se dirá

La cosa que más estimo,

que mi alma se ve ya

con arrimo y sin arrimo.

Hace tal obra el amor,

después que le conocí,

que, si hay bien o mal en mí,

todo lo hace de un sabor,

y al alma transforma en sí;

y así, en su llama sabrosa,

la cual en mí estoy sintiendo,

aprisa, sin quedar cosa,

todo me voy consumiendo.

 
ACTUALIDAD descargar archivo en PDF
 
 
AGENDA
 
BUSCADOR


 

Lectio Divina para cada día
Comentario Dominical
Los Salmos, por Raúl Romero
Encuentros con Jesús y al vivo
Misión de Cochabamba, Bolivia
Seminario Diocesano

 

   
         
   
| AVISO LEGAL |           Plaza de Palacio, 1- 50500 Tarazona (Zaragoza) España - Teléfono: 976640800 - obispado@diocesistarazona.org          diseño y alojamiento GIGA DIGITAL