INICIO   ·       
DIÓCESIS   ·       
SR. OBISPO   ·       
CATEDRAL   ·       
DELEGACIONES   ·       
GUÍA DIOCESANA   ·       
HOJA DIOCESANA   ·       
GALERÍA   ·       
ENLACES   ·       
CONTACTAR   ·       

 
   
   

ACTUALIDAD

Santo Padre
Plan Diocesano de Pastoral
Iglesia en Aragon
Caritas Diocesana de Tarazona
Año de la Misericordia


 

- Síguenos en las redes sociales -

Facebook Twitter Flickr Ivoox Youtube Issuu

 
Cartas al Pueblo de Dios: 2 de abril de 2017
EL SACRAMENTO DE LA PENITENCIA: RESUCITAR ESPIRITUALMENTE

ACTUALIDAD

 
Queridos hermanos y amigos:

Continuando con la reflexión que el domingo pasado hacíamos de los textos bíblicos que este año nos presenta el leccionario de la Cuaresma, llegamos hoy al quinto domingo. Las lecturas nos hablan de la resurrección, la primera lectura (Ezequiel 37, 12-14) y también el Evangelio (Juan 11, 1-45), ambos textos nos presentan el deseo de Dios de sacar a sus fieles del dominio de la muerte.

En la noche de la Pascua proclamamos solemnemente la Resurrección de Cristo que ha vencido la muerte y el pecado y nos invita a que, renovando las promesas del Bautismo, nos unamos a esta victoria de Cristo en nuestra propia vida.

Este misterio de la Resurrección se cumplirá en nosotros plenamente cuando al final de los tiempos todos resucitemos, como proclamamos en el credo: creo en la resurrección de la carne y en la vida eterna ; pero mientras vivimos en este mundo también participamos en la Resurrección de Cristo, cuando nos unimos a él y vivimos según él nos ha enseñado en el Evangelio.

Sin embargo, muchas veces vivimos lejos de él y nuestra vida no se conduce según lo que él nos ha dicho; es el pecado que nos separa de Dios y de los hermanos. Podemos decir que es como una “muerte espiritual” porque nos falta la gracia del Señor y vivimos según la carne (Romanos 8, 8) como hemos escuchado en la segunda lectura.

Pero, Dios no se cansa nunca de esperarnos, y nos espera de un modo especial en el sacramento de la Penitencia , como nos explica el Catecismo (1439): El proceso de la conversión y de la penitencia fue descrito maravillosamente por Jesús en la parábola llamada "del hijo pródigo", cuyo centro es "el padre misericordioso" (Lc 15,11-24)

Por ello en esta carta os quiero invitar a todos a que, para prepararnos a la celebración de la Pascua y alcanzar la nueva vida que Cristo nos quiere regalar, nos acerquemos, en estos últimos días de Cuaresma, a través de la confesión, a su amor. El Catecismo (1455) nos presenta este sacramento desde un punto de vista positivo y benéfico para nuestras vidas: La confesión de los pecados (acusación), incluso desde un punto de vista simplemente humano, nos libera y facilita nuestra reconciliación con los demás. Por la confesión, el hombre se enfrenta a los pecados de que se siente culpable; asume su responsabilidad y, por ello, se abre de nuevo a Dios y a la comunión de la Iglesia con el fin de hacer posible un nuevo futuro.

El mismo Catecismo (1468) nos hace una bella síntesis de lo que vivimos en este sacramento de la Penitencia: "Toda la fuerza de la Penitencia consiste en que nos restituye a la gracia de Dios y nos une con Él con profunda amistad" (Catecismo Romano, 2, 5, 18). El fin y el efecto de este sacramento son, pues, la reconciliación con Dios. En los que reciben el sacramento de la Penitencia con un corazón contrito y con una disposición religiosa, "tiene como resultado la paz y la tranquilidad de la conciencia, a las que acompaña un profundo consuelo espiritual" (Concilio de Trento: DS 1674). En efecto, el sacramento de la reconciliación con Dios produce una verdadera "resurrección espiritual", una restitución de la dignidad y de los bienes de la vida de los hijos de Dios, el más precioso de los cuales es la amistad de Dios (Lc 15,32).

Celebremos en estos días este sacramento para que podamos “resucitar espiritualmente” y renovar nuestra vida. Y no olvidemos que Dios es nuestro padre misericordioso, dispuesto siempre a perdonarnos. Acudamos a Él, nos espera con sus brazos abiertos y acogedores.

Con todo afecto os saludo y bendigo.


      

+ Eusebio Hernández Sola, OAR
Obispo de Tarazona
2 de abril de 2017

 
 
 
AGENDA
 
BUSCADOR


 

Lectio Divina para cada día
Comentario Dominical
Los Salmos, por Raúl Romero
Encuentros con Jesús y al vivo
Misión de Cochabamba, Bolivia
Seminario Diocesano

 

   
         
   
| AVISO LEGAL |           Plaza de Palacio, 1- 50500 Tarazona (Zaragoza) España - Teléfono: 976640800 - obispado@diocesistarazona.org          diseño y alojamiento GIGA DIGITAL