En Caridad y Promoción Social

Si tu respuesta a esta pregunta es sí ahora puedes hacerlo. La secretaría de Pastoral de la Salud de la diócesis de Tarazona y la Unidad Pastoral de Calatayud han puesto en marcha un Plan Pastoral de Salud para que todo aquel que esté interesado pueda ser voluntario.

El principal objetivo de este plan es estar cerca de los enfermos  y ancianos y también de sus familias y acompañarlos humana y espiritualmente a través de personas que se integen en grupos de voluntarios. Para formar parte de estos grupos de voluntarios hay que realizar un curso de iniciación en Pastoral de la Salud porque «además de tener buena voluntad, es necesario formarse para saber afrontar distintas situaciones como el duelo, por ejemplo», nos cuenta Rudesindo Delegado, responsable del secretariado de Pastoral de la Salud de la diócesis. El curso constará de dos sesiones por mes y la primera será el viernes, 15 de marzo. La siguiente sesión tendrá lugar el 29 de marzo y, después, los días 12 y 26 de abril y 10 y 22 de mayo. Continuará en octubre. Los temas que se abordarán tratarán sobre distintos aspectos pastorales que deben de ser tenidos en cuenta a la hora de acompañar y atender a los enfermos desde una óptica cristiana.  Así se verá la figura de Jesús como modelo de la actuación pastoral, el acompañamiento pastoral al que sufre, al que muere y a su familia, la oración con los enfermos y ancianos y la atención a los enfermos más necesitados, entre otros.  El curso además de la parte doctrinal tendrá también una parte práctica donde se verán situaciones concretas.

El plan pastoral de la Salud pretende llevar a cabo una serie de acciones, en las que se incluye la formación,  con las que se quiere que los laicos y también  los propios ancianos y enfermos se impliquen de manera especial. En el caso de ancianos y enfermos, que «sean también sujetos activos y no solo sean destinatarios del plan aportando todo lo que puedan», indica Rudesindo Delgado. Son varias las acciones que se quieren realizar, entre otras, conocer a los enfermos y ancianos que hay en las parroquias y a sus familias, detectar cuales son sus necesidades, tanto humanas como espirituales y religiosas, cómo son atendidas, y elaborar proyectos concretos para atenderlas; también educar a los miembros de la parroquia a vivir humana y cristianamente la enfermedad, el sufrimiento, la vejez y la muerte;  reconocer y agradecer la labor de los profesionales de la salud y contar con ellos;  fomentar y organizar el voluntariado de pastoral de la salud y constituir un equipo de pastoral de la salud formado por religiosos y seglares que lleve adelante del Plan de manera viva y eficaz.

La iniciativa ha surgido desde la Unidad Pastoral de Calatayud, pero la idea es ofrecer este plan al resto de los arciprestazgos de la diócesis adaptándolo a las circunstancias y peculiaridades de cada uno. De todas formas, como señala Rudesindo Delgado, «el curso está abierto para todas las personas que quieran asistir de cualquier arciprestazgo». De la misma manera,  la delegación de Pastoral de la Salud está abierta a colaborar con otros organismos y movimientos como Cáritas, Catequesis o Vida Ascendente para que colaboren en este Plan Pastoral de la Salud.

Si deseas ser voluntario de Pastoral de la Salud, puedes pedir la hoja de inscripción en el curso en tu parroquia o descargártela AQUÍ, imprímela, rellénala y entrégala en tu parroquia.

Teclea lo que quieres buscar y pulsa Enter